3 normas básicas para TEA

Llevo varios días recibiendo algunas cuestiones acerca de la actuación con alumnos TEA, una de las dudas que más se repite es… ¿Qué hago ante una crisis?

Veréis, si mi actuación ante una crisis se cumpliera siempre, me consideraría un extraterrestre… El mundo de los TEA no siempre es predecible, ya que puede haber muchos factores que desencadenen una crisis, pero os contaré cositas para intentar llevarlo mejor.

Las personas del espectro necesitan mucha estructura en su día a día, está estructura se la ofrecen en su mayoría los pictogramas, y es que, aunque nos escuchen, no siempre comprenden lo que queremos decir, son muy visuales. Como dice el refrán popular, «una imagen vale más que mil palabras» y así es.

A continuación, os cuento mis 3 normas de actuación:

1º ANTICIPACIÓN, y pensaréis, como no… Anticipar una tarea de manera oral puede calmar a su pequeño/a pero como ya os he comentado, el lenguaje oral complementa pero puede perderse sin que su hijo/a no lo haya comprendido. ¿Qué podemos hacer? Hay gran variedad de materiales creados para la comunicación (agendas visuales, agendas electrónicas…) pero que quizás no siempre tenemos al alcance. ¿Cuál es mi consejo? DIBUJAR, no hace falta ser Picasso, con un dibujo muy sencillo apreciarás que el nivel de ansiedad del pequeño/a desciende. También os aconsejo, mi salvación en muchas ocasiones, las aplicaciones de móvil que están destinadas a esta tarea, como por ejemplo Dictapicto (una maravilla).

2º PACIENCIA, lo primero que puede salirte sería algo así como «se acabó, cállate y alguna que otra palabra o frase similar…», algunas veces es inevitable. Pues bien, para, respira y empatiza, Tu pequeño/a no está comprendiendo su entorno, sólo hay ruido a su alrededor, hay un molesto pájaro carpintero taladrando el árbol, el cielo se ha nublado y sólo ve oscuridad… y miles de puntos suspensivos más. ¿Qué puedes hacer? Está es la parte más complicada porque no siempre funciona lo mismo, dependiendo de la situación en la que os encontréis puedes actuar de diferentes formas.

Si os encontráis en una crisis en la que el pequeño/a no quiere hacer algo, es de tipo conductual, debes marcar los límites. Aquí funciona muy bien el refuerzo positivo, (cuando hagas la tarea, te doy el muñeco que tanto te gusta). No des explicaciones de más, sino entraréis en bucle. Sé rigid@ en tu decisión.

Si os encontráis en un sitio con mucho ruido, debes parar y observar tu entorno, en el trajín de la vida diaria (y más en grandes ciudades) no nos damos cuenta del índice de ruido tan elevado al que nos exponemos, esto para una persona con autismo se multiplica por 10, así que, mi consejo aquí, es, cambia de espacio, lleva a tu hijo/a a dar un paseo, si estás dentro de un transporte público, sal un momento y en la medida de lo posible evita grandes bullicios y ve trabajando progresivamente este aspecto. ¿Qué ocurre cuando no podemos cambiar de espacio? CASCOS ANTIRUIDO, ayudan bastante.

Cascos anti ruido

3º RECURSOS, en el mundo TEA, es necesario desarrollar habilidades de super-papis y super-profes. Pues debes actuar rápido para que tu pequeño/a no entre en una crisis fuerte (algunas veces son inevitables). Llénate de recursos, siempre llevar muñequillos (similares a los del «happy meals», los cubiertos también suelen encantarles, peonzas o aros que al tirarlos giren… ) No debéis agobiaros si algo que estaba programado no sale como esperábamos, muchas veces incluso, es necesario cambiar de actividad.

Hay música que resulta mucho más relajante para las personas con autismo, en Spotify hay una lista llamada «Autism Music» y os la recomiendo 100%.

Para acabar, recordaros que las personas del espectro son maravillosas, sólo es necesario empatizar y comprender su peculiar manera de percibir el entorno. Sólo me falta pediros la difusión de este artículo. Con él quiero ayudar a muchos papis, mamis y profes molones que día tras día intentan esforzarse al máximo para comprender a sus pequeñ@s.

Si tenéis cualquier duda, no dudéis en comentar este post, yo estaré encantada de ayudar.

¡Millones de gracias!

♥ Comparte y te estaré agradecida ♥

2 Comentarios

  1. Estefania

    Tengo un problema, que ya no sé que hacer, tengo una niña de 8 años en la cual es que nunca nunca quiere entrar en casa en el momento que ve la calle de la casa ya está empezando a enfadarse y conforme llega al portal empieza a pegar patadas he incluso tirarse del cochecito. Mi pareja y yo no sabemos ya lo que hacer nosotros le hablando cuando la montamos en el coche de que vamos para la casa o cuando baja de su autobús del colegio ella sabe perfectamente que hay que llegar a casa para comer … En el momento que la recojo voy diciendoselo por el camino que vamos a casa a comer pero cuando llegó al portal empieza la batalla con ella, también le digo que la voy a premiar con la tablet que ella le encanta… Pero como siempre acaba con pataletas nunca la premio. Cuando entra se lía a tirar sillas mesa, cuadros y si no te pega la castigo en el sofás millones de veces y al final cuando va a comer le tengo que dar la tablet porque si no.. no para de chillar y enfadarse por todo… espero tu respuesta. Saludos y gracias

    Responder
    • Sara Rodríguez

      Buenas tardes Estefania
      Primero, tendréis que ver el desencadenante de la conducta, es muy raro que la peque no quiera ir a su casa.
      Segundo, probar a anticipar con pictogramas, aunque le hables y creáis que lo comprende, la información puede estarse perdiendo. Así que probar con pictogramas.
      Tercero, no vayáis con la predisposición de que va a enfadarse, intentar ir con actitud positiva, muchas veces nuestros miedos y nuestro estado de ánimo influye negativamente en los peques.
      Cuarto, si tomas una decisión no debes echarte atrás, es decir, si no hay Tablet , NO hay Tablet, no puedes entregar el refuerzo sino lo merece porque ella habrá logrado su objetivo y tu acabarás agotada con una sensación de angustia tremenda. Debéis retirar la atención, aunque es muy difícil, muchas veces funciona.
      Por último, probar esto y sino volverme a peguntar, no gritéis, tratarle de manera calmada y explicando las cosas una sola vez, darle espacio y con la mínima mejora premiar la conducta, que entienda que el camino es hacerlo bien.
      Espero servirte de ayuda.
      Un saludo y mucho ánimo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Sígueme!

Sobre mí

Hola. Soy Sara, tengo 29 años y soy maestra en Educación Primaria especializada en Pedagogía Terapéutica 😊

¡No te pierdas nada!

Introduce tu email para seguir este blog y recibir las nuevas publicaciones en tu correo

.